Ermitas

Ermita de la Virgen del Rosario

La Ermita se encuentra muy cerca del pueblo por el antiguo camino a Manchones y Daroca. Está en muy mal estado. Era un edificio de tradición mudéjar del siglo XVI. Tiene la cabecera poligonal cubierta con bóveda de crucería estrellada. Su retablo ha sido trasladado a la parroquia.


                         





                                                             





                           

       El retablo en su sitio original.

www.guiaaragon.com/carloslasierra/#orcajo

ERMITA DE SAN NICOLÁS




Recientemente ha sido restaurada, tras su última reforma en 1912, a cargo monetariamente de la rama de los Valenzuelas conocidos como los chilenos.
Así recogía el Heraldo de Aragón de la época:
A pesar de las circunstancias por que atraviesan los pueblos de esta comarca, todavía hay algunos como el cercano Orcajo, que llenos de devoción hacia su patrón San Nicolás de Bari y hallándose en ruinas la ermita que tenía, ha sabido desprenderse de una considerable cantidad, más la presentación personal sin protestas de ninguna clase, para construir  una ermita digna de tan esclarecido prelado.

   La inauguración y bendición de dicha ermita tuvo lugar el día 27 de mayo, para cuyo acto fuimos galantemente invitados por nuestros queridos amigos  D. Cirilo Valenzuela y D. Arturo Soriano, los cuales han sido el alma de la construcción y de las fiestas juntamente con el celoso secretario D. Casiano Alejandre, D. Jesús Moya, y D. José Marco.

   Llegamos al tiempo que el voltear de las campanas anunciaba la salida de la procesión para la ermita.

   Sin detenernos, pues, no había tiempo que perder dada la distancia que había que recorrer, una hora larga, saludamos a don Arturo y á su bella esposa soña Juliana Valenzuela y montamos los caballos que preparados estaban para la excursión. En pocos momentos se organizó la comotiva y nos dirigimos por la quebrada senda (...)

   Ya cerca de la ermita vimos en la explanada de ella la blanca bandera que ondeada por(...)

   La afluencia de personal era mucha, pues además todos los vecinos del pueblo saludamos a muchos amigos de Daroca, Valconchán, Murero, Manchones y Atea.

   La ermita es muy espaciosa y cuenta con sacristía y coro, además de un cubierto fuera capaz de albergar en caso de tormentas 300 ó 400 personas.

   A causa de la humedad en el pavimento por su reciente construcción, se improvisó el altar en la puerta para celebrar la misa á modo de campaña, cuyo ornamento consistía en tapices, follaje, flores y profusión de candelabros y velas.

   Terminado este se cantó la misa del maestro Bordese, admirablemente interpretada por la banda de Villafeliche que dirige el maestro D. Juan Callejas. El sermón estuvo á cargo del digno párroco de Nombrevilla, el cual ensalzó de un modo admirable la vida del Santo y sus milagros. El terno lo componían el párroco de Orcajo D. Teodoro Sebastián y dos más de los pueblos adyacentes, cuyos nombres no recuerdo.

   Terminada por las corpulentas chaparerasmisa se hizo el reparto del clásico chorizo y la gente se desparramó por entre las chaparras a saborear el almuerzo. Terminado este en medio de la mayor alegría se bailó un rato y tornamos al pueblo en perfecta armonía.

   Si el lector ha salido á alguna romería de estas, recordará con placer que confundidos los cánticos sagrados con el gorgeo de los pájaros y la interminable fila de procesión interrumpida y cortada á veces por las corpulentas  chaparras, para volver á salir  entre el verde follaje como una mancha de color distinto, le dan al acto un aspecto fantástico.

   Las fiestas profanas consistieron en animados bailes en la plaza, á los que no faltaron las simpáticas orcaginas con su ropica de fiesta, y partuculares en las casas, llamando justamente  la atención el que se celebró por la noche en casa de D. Arturo.

   En resumen, un agradable día  por lo que merecen justos elogios los organizadores de tan piadosa idea.

   Las fiestas terminaron sin incidentes que lamentar y enmedio de la mayor armonía.....

   La otra parte de la familia Valenzuela, por parte de Gregorio Valenzuela, colaboró con el dinero que produjo la corta de leña del Zarzoso para el encargo de un retablo para la ermita.


                       


                       


                             





                             


 




*Casi  todas las fotografías de esta página web son de Carlos Lasierra o del archivo de la familia Valenzuela a excepción de esta que es de la Asociación El Pinsapar..